Inicio de sesión del médico

Acerca del envejecimiento de la piel

Pérdida de elasticidad

A lo largo de la vida la piel va perdiendo su elasticidad. Las capas de la piel se vuelven cada vez más finas y las líneas de expresión y pliegues se vuelven visibles. Además, el volumen de las capas inferiores de la piel también disminuye y cambia la proporción armónica de la cara, invertiendo así el triángulo de la belleza. Esta evolución natural de la piel, disminuye la elasticidad y la actividad de los músculos del rostro derivando a la formación de pequeñas arrugas y surcos.

Disminución del ácido hialurónico del propio cuerpo

Además de los cambios en la piel relacionados con la edad, las influencias ambientales como la radiación solar intensa, la contaminación del aire y los radicales libres, provocan una disminución del ácido hialurónico en el propio organismo. Se trata de un componente natural del cuerpo que cumple funciones importantes como mantener la humedad, la flexibilidad y la elasticidad de la piel. Además del mencionado envejecimiento de la piel: las capas inferiores de la piel pierden su estabilidad, fuerza y volumen.

Triángulo de la juventud

Con el tiempo, la sección media del rostro se hunde en el tercio inferior de la cara. Esto tiene un impacto decisivo en las proporciones del rostro y provoca la reversión del llamado « triángulo de la belleza ».